Casa San Pablo será centro de acopio de ayudas

Las Hijas de la Caridad y el Movimiento de Cursillos de Cristiandad recolectarán los aportes para distribuirlos entre los afectados por inundaciones.

El Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la Arquidiócesis de Santo Domingo y la Compañía (congregación) de Las Hijas de la Caridad, anunciaron la conversión de la Casa San Pablo en un CENTRO DE ACOPIO de ayudas para las familias de la región del Cibao, en especial las de Puerto Plata, afectadas por las inundaciones registradas en las últimas semanas.

El Director del Movimiento, Fernando Langa, explicó que las ayudas serán distribuidas a los afectados a través de la Obra de las Hijas de la Caridad, en Puerto Plata, aprovechando la experiencia de estas religiosas en la asistencia de este tipo de víctimas.

Señaló que en la Casa San Pablo serán recibidas las ayudas donadas por personas e instituciones para trasladarlas a Puerto Plata, y anunció que el Movimiento de Cursillos de Cristiandad también prestará su colaboración a las parroquias y agentes pastorales que han estado recopilando ayuda y que tienen dificultades para hacerlas llegar.

La representante de las Hijas de la Caridad en Puerto Plata, Sor Maritza Almonte, explicó que las personas afectadas por las inundaciones, están necesitando alimentos pues además de perder sus pertenencias materiales tienen cuatro semanas sin poder trabajar ya que la mayoría de esas personas tienen empleos informales. Señaló que además requieren materiales de construcción para ayudar a reparar sus viviendas.

El Obispo auxiliar emérito de la Arquidiócesis de Santo Domingo, Monseñor Amancio Escapa, exhortó a las familias a colaborar con estas personas donando alimentos imperecederos, tales como arroz, avena, tuna enlatada, sardina enlatada, azúcar, sal, pastas y habichuelas. También materiales como zinc, madera, colchones y utensilios de limpiezas tales como Jabón, escobas, cepillos, y cloro.

Explicó que el Movimiento de Cursillos de Cristiandad estará recibiendo las donaciones de personas y familias, así como las que han ido recolectando la feligresía en las distintas parroquias de la Arquidiócesis de Santo Domingo.

Fernando Langa informó que el Movimiento de Cursillos de Cristiandad ha suspendido todas las actividades festivas con motivo de la Navidad y esos recursos serán destinados a colaborar con las familias afectadas por las inundaciones. Dijo que otros miembros del Movimiento que dirigen empresas se han animado a hacer lo propio en el entendido de que la mejor manera de celebrar el nacimiento del Niño Jesús es siendo solidario con el que sufre.

Imagen cortesía de: Jacquelin Aguero Woss

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*