Obispo Ozoria aboga por la humanización servicios salud

El arzobispo de Santo Domingo, monseñor Francisco Ozoria, abogó por la humanización de los servicios de salud al alertar que es peligroso para el personal médico acostumbrarse a ver el dolor de los pacientes sin que esto le inquiete.
Indicó que a veces el servidor de salud corre el peligro de acostumbrarse a ver situaciones y entonces hace las cosas iguales y “hasta se cansa de servir”.
“Esto significa que todo el personal está al servicio de la persona; el que viene, sea quien sea a buscar un servicio, una atención médica tiene que recibir ese cariño, ese amor, ver reflejado ese cariño en ese servidor médico, enfermera, paramédico”, expresó.
Ozoria habló del tema durante una visita al Instituto Dominicano de Cardiología, del cual dijo tiene una vocación de servicio hacia los pacientes que allí acuden.
El obispo expresó que la Pastoral de Salud de la Iglesia Católica práctica las enseñanzas del “ministerio curativo de Jesús” el cual consiste en un servicio integral tanto para el cuerpo y el alma, lo cual es algo humanizante.

En el caso del Instituto de Cardiología y los centros de salud, Ozoria destacó que son instituciones en las que la vocación de servicio va a depender de la entrega de sus miembros.

La visita de Ozoria es la primera que un obispo católico realiza al Instituto de Cardiología en sus 53 años de servicio, destacó su director, Ernesto Díaz Álvarez. El arzobispo prometió volver, a oficiar una misa.

Trabajo. Díaz resaltó que el instituto se ha destacado por una asistencia masiva a los pacientes cardiópatas con un promedio diario de 700 consultas, emergencias y procedimientos.
Dijo que el centro registra una tasa de mortalidad baja de 4.7% a pesar de que un 35% de los pacientes llegan en estado crítico y demandó más apoyo a la institución que ha desbordado su capacidad por lo que requieren mayor espacio.
Destacó que a pesar de que de 2014 a 2016 han sido consignados en el Presupuesto General de la Nación RD$320 millones para la ampliación del centro, los trabajos no han empezado porque la obra no ha sido licitada. Dijo que han planteado que esa obra sea licitada en aras de la transparencia.
Díaz destacó que han recibido ayuda significativa del Gobierno, pero que les urge la ampliación para dar respuesta a la alta demanda, pues por ejemplo en la emergencia a diario llegan hasta 15 pacientes que deben esperar hasta tres días en una cama de urgencia antes de pasar a una sala normal.
Resaltó el trabajo que realizan los servidores de esa institución donde se atienden todas las especialidades de la cardiología.
Además que allí funciona la primera escuela de cardiología desde 1966, desde donde han egresado la mayoría de los cardiólogos dominicanos.

Fuente: Hoy Digital