Si perdonásemos más habría menos guerras, asegura Papa Francisco

Durante su visita a la parroquia de Santa María Josefa de Castelverde, a las afueras de Roma, el Papa Francisco celebró una Misa en la que habló la importancia de rezar por los enemigos porque la oración es el antídoto a las guerras que “empiezan en casa”.

“Si todos los hombres y mujeres aprendiesen a perdonar, no existirían las guerras. Las guerras empiezan aquí, en la amargura, en el rencor, en el deseo de venganza, de hacerla pagar, pero esto destruye familias, amistades, barrios, destruye muchas cosas”.

Después de confesar a algunos fieles, presidió la Misa. “Existe un mensaje único en las lecturas: sean santos porque Él es santo, sean perfectos porque Él es perfecto”. El lenguaje de “tú me la pagarás”, “no es un lenguaje cristiano”, añadió.

Francisco pidió rezar “por aquél que nos hace mal, para que cambie de vida, para que el Señor lo perdone”. “Esta es la magnanimidad de Dios, que perdona todo, que es misericordia”, añadió.

“Y tú, ¿eres misericordioso con las personas que te han hecho mal o que no te quieren?”, preguntó. Rezar por los enemigos “se puede hacer de manera sencilla. Quizás el rencor permanece, pero nosotros hacemos el esfuerzo de ir en este camino de este Dios que es tan bueno y misericordioso”.

El Pontífice mantuvo primero un encuentro con los niños y chicos de catequesis, después saludó a algunos enfermos, ancianos, matrimonios y a los miembros de la Cáritas de la parroquia.

 

Fuente: ACI Prensa

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*