Si un sacerdote se olvida de su Madre es como si estuviese huérfano, dice el Papa

El Papa Francisco recibió en audiencia a la comunidad del Pontificio Colegio Portugués en Roma, a cuyos sacerdotes invitó a acudir a la Virgen María siempre que tengan necesidad.

Francisco pidió que tomen el ejemplo de la Virgen María, “que es vuestra Madre y os ama tanto”. “Dejaos mirar por Ella, para aprender a ser más humildes y también más valientes en seguir la Palabra de Dios”, alentó.

“La relación con la Virgen María nos ayuda a tener una buena relación con la Iglesia: las dos son madres”. “Hay que cultivar la relación filial con la Virgen porque, si esto falta, hay algo huérfano en el corazón”, añadió.

“A un sacerdote que se olvida de la Madre y sobre todo en los momentos de dificultad, le falta algo. Es como si estuviese huérfano, mientras en realidad no lo es. Se ha olvidado de su madre. Pero en los momentos difíciles el niño siempre va a la madre. Y la Palabra de Dios nos enseña a ser como niños en brazos de la madre”.

Francisco mencionó su próximo viaje a Portugal los días 12 y 13 de mayo: “El encuentro con la Virgen de los pastorcitos fue para ellos una experiencia de gracia que les hizo enamorarse de Jesús. Como tierna y buena maestra, María introduce a los pequeños videntes en el íntimo conocimiento del amor trinitario y los lleva a saborear a Dios como la realidad más hermosa de la existencia humana”.

El Papa los invitó también a “conocer y amar a Cristo buscando conformarse siempre más en Él, hasta el don total”. “Concretamente vosotros, queridos presbíteros, estáis llamados a progresar, sin cansaros, en vuestra formación cristiana y sacerdotal, pastoral y cultural”.

“Vuestra primera preocupación debe ser siempre la de crecer en el camino de la consagración sacerdotal, mediante la experiencia amorosa de Dios: un Dios cercano y fiel, como lo sintieron los beatos Francisco y Jacinta y la sierva de Dios Lucía”.

 

Fuente: ACI Prensa